Noticias

Profesionales de calidad: entrevista a la enfermera Amelia Lavín

Más de 2.000 profesionales de la salud han pasado por las 42 ediciones del Curso Formación de Evaluadores para el Sistema de Acreditación que Incorpora ha realizado a la fecha y el cual se ha ido consolidando como uno de los estándares de nivelación, en el marco del proceso de acreditación. A través de este espacio, titulado Profesionales de Calidad, queremos reconocer la dedicación de alumnos destacados, quienes motivados por sumarse a este cambio de paradigma en la salud en Chile, decidieron capacitarse en el área de acreditación y calidad, y así marcar la diferencia en sus establecimientos.

Este es el caso de Amelia Lavín, enfermera de la Pontificia Universidad Católica de Chile y diplomada en Gerontología de esta misma casa de estudios. Con más de 35 años de actividad profesional, principalmente se ha dedicado al desarrollo y evaluación de proyectos de enfermería, a través de la planificación, coordinación y control de éstos, su ejecución técnica y administrativa. 

Dejamos a ustedes el testimonio de esta destacada enfermera, quien participó en nuestro 42 Curso Formación de Evaluadores, realizado el mes de Mayo de 2016, en el Instituto de Neurocirugía. Recuerda que puedes inscribirte para próximas ediciones de este curso desde el siguiente link.

¿Amelia, qué fue lo que la motivó a realizar el curso Formación de Evaluadores de Incorpora?

Fundamentalmente cerrar un ciclo. Sentí que era un deber conmigo misma, para entender y participar desde este escenario que me faltaba y hacer posible una mirada integral al tema de calidad en la atención de salud, un abordaje tan necesario y que afortunadamente, por fin se consolida a nivel país.

¿Cómo fue su experiencia realizando el curso y cuáles fueron los aspectos que más valoró en términos académicos y de contenidos? 

Fue una sorpresa. Descubrí lo mucho que me faltaba en aprendizaje, para obtener un acercamiento a la perspectiva global de los estándares y a la mirada que debe tener un buen evaluador. Es una experiencia sorprendente y enriquecedora.

En términos académicos el curso es exigente, bastante completo en relación a contenidos y sus profesores destacan por trayectoria y preparación. La dinámica de las clases que permite interacción en todo momento, generando interesantes debates y explicaciones y todas las exposiciones con paso práctico y grupal al cierre, hacen que el aprendizaje se concrete más fácilmente.

Sin embargo, aprobar significa mucha lectura, estudio y dedicación, por lo que recomiendo no llegar tarde, no faltar y poner mucha atención.

¿Desde el punto de vista de su profesión, cuál cree que es el principal rol de las enfermeras en el marco del proceso de Acreditación?

Con humildad y reconociendo que el logro final es el trabajo de muchos y un equipo multidisciplinario consolidado, me parece que las enfermeras son el motor detrás de cada institución que acredita; creo firmemente que es la profesión que lidera el proceso en cuanto al “hacer”, mantener y ordenar registros.

¿Cuál considera usted que es la principal contribución de la Acreditación a la sociedad y a los profesionales de la Salud?

Creo que unificar la mirada y el lenguaje en torno a la calidad, es un inmenso aporte para los profesionales y a nivel país, un avance mayúsculo. Es “seguridad en la atención al paciente”, situación en la que algunas veces nos toca encontrarnos. Es una garantía “personal y palpable”, más allá de una ley para todos los chilenos.

Por favor si nos pudiese contar brevemente en qué se encuentra actualmente en términos laborales y si el Curso Formación de Evaluadores ha generado algún impacto en su carrera o donde usted se desempeña laboralmente?

Actualmente, asesoro en forma independiente y part time a una Institución abierta, de especialidad y de alta complejidad, que pretende presentarse muy luego para obtener su acreditación.

Este curso es una poderosa herramienta y ayuda para  implementar los cambios y mejoras necesarias con miras a lograr ese objetivo.

Finalmente, quisiéramos dejar un espacio para que en sus propias palabras invite a otros profesionales de la salud para realizar este curso, fundamentando las principales razones por las que deberían hacerlo.

 Finalmente y como dije antes, el curso es un desafío y una invitación a actualizarse, para no quedarse fuera de la revolución que viene. Trabajar con estándares de calidad es el futuro.

Top

INTENDENCIA DE PRESTADORES REVELA CIFRAS RELEVANTES DEL PROCESO DE ACREDITACIÓN

La Intendencia de Prestadores de Salud ha publicado relevantes datos respecto al proceso de Acreditación, en su boletín enviado el día 02 de Mayo de 2016.

El primero de los gráficos presentados, da cuenta de un número de 193 Prestadores  Institucionales de Salud acreditados al mes de Abril del presente año según el estándar vigente, de los cuales el 54% corresponden a Atención Cerrada, mientras que un 30% pertenecen a Atención Abierta.

CIFRAS ACREDITACION

El documento, también entrega uno de los datos más relevantes en el marco del proceso de acreditación, como son las fechas definitivas de acreditación para los prestadores institucionales, siendo la más próxima el día 01 de Julio del 2016, para los establecimientos de Atención Cerrada de Alta Complejidad.

CIFRAS ACREDITACION 4

Finalmente, el documento entrega cifras referentes al cumplimiento de los prestadores de la exigencia de tener lugares apropiados para la entrega de información a los pacientes en recintos de Atención Cerrada, en el marco de la Ley de Derechos y Deberes del Paciente. De 144 prestadores fiscalizados, un 82% contaban con un lugar apropiado para la entrega de la información a los pacientes, habiendo obtenido mejores resultados porcentuales los prestadores institucionales privados, por sobre los públicos.

CIFRAS ACREDITACION 3

 

Agradeceremos difundir esta información en sus establecimientos. Agradecemos a la Intendencia de Prestadores por el documento difundido y para mayor información y documentos relevantes sobre el proceso de acreditación, los invitamos a visitar el sitio web del Observatorio de Calidad de la Superintendencia de Salud.

Top

Disponibles fechas límites para que los Prestadores Institucionales de Salud estén acreditados

fechas-acreditacion

De acuerdo a la publicación del Decreto AUGE realizada en el Diario Oficial el jueves 3 de marzo de 2016,  ya están disponibles las fechas límites para la acreditación de prestadores institucionales de salud en nuestro país, plazos que queremos compartir con ustedes:

Prestadores de atención cerrada de alta complejidad: a contar del 1 de julio del año 2016.

Prestadores institucionales de atención cerrada de mediana complejidad: a contar del 1 de enero de 2018.

Prestadores institucionales de atención cerrada de baja complejidad: a contar del 1 de enero de 2019.

Centros de Diálisis: a contar del 1 de julio de 2018.

Prestadores Institucionales de Servicios de Imagenología de Alta Complejidad: a contar del 30 de junio de 2019.

Laboratorios Clínicos de Alta Complejidad: a contar del 30 de junio de 2019.

Prestadores institucionales de atención abierta de alta complejidad: a contar del 1 de julio de 2018.

Prestadores institucionales de atención abierta de mediana complejidad: a contar del 30 de junio de 2019.

Durante la vigencia del presente decreto los prestadores institucionales de atención Abierta de baja complejidad deberán someterse al procedimiento de acreditación.

Top

Los 4 factores por los que los prestadores fallan en la Acreditación

Nos vamos acercando a la fecha límite y los hospitales, clínicas y CESFAM se van poniendo cada vez más nerviosos al no tener claridad ante una misma pregunta: ¿Cuáles son las principales razones por las que un prestador institucional puede fracasar en la Acreditación? Para formular respuestas, quisimos entrevistar a una voz autorizada en la materia.

Hasta marzo del 2013, Ana María Cambón prestó servicios en la Intendencia de Prestadores de la Superintendencia de Salud, como Encargada  de la Unidad de Fiscalización en Acreditación. Esta enfermera matrona, Magister de Salud Pública, Diplomada en Calidad, ex asesora Técnica del Ministerio de Salud y actual Asesora de la Unidad de Calidad del Hospital del Salvador, es también docente en Incorpora.

La conversación, nos permitió identificar cuatro factores importantes que los prestadores debiesen tener presentes a la hora de preparar la Acreditación y que queremos compartir con ustedes a continuación.

VARIABILIDAD EN EL ACTUAR DE LOS EQUIPOS

La Acreditación exige a los prestadores institucionales definir estándares para sus procesos asistenciales claves, pero muchas veces las formas de organización de los establecimientos no tienen concentrados en un solo equipo estos procesos, o en algunos casos estos procesos son transversales y por lo tanto, deben ser trabajados por varios equipos. Por esta razón, el primer gran desafío planteado por el Sistema Nacional de Acreditación, es que estos grupos de profesionales conversen sobre sus procesos y definan un estándar para la institución. Esto que en el papel se ve simple y sencillo, en la práctica genera una gran dificultad para los prestadores, en particular para aquellos establecimientos muy grandes, que cuentan con equipos de profesionales muy reconocidos a nivel nacional y con vasta trayectoria, que probablemente establecieron en sus diferentes equipos, una manera distinta para organizar un mismo proceso. ¿Qué pasa entonces? Si existen diez especialidades, habrán diez equipos con una manera distinta de hacer las cosas dentro del mismo hospital.

AM Cambon

En la imagen, la enfermera matrona y docente de Incorpora, Ana María Cambón.

“Tratar de que estos equipos se unan y apliquen un mismo criterio, es un paso que a los prestadores les cuesta dar, porque exige que tengan que ponerse de acuerdo no solamente entre equipos, sino que también entre todos los que trabajan en la institución. Establecer este tipo de consensos en el ámbito de la salud no es tarea fácil” indica Ana María Cambón.

Otra situación que muchas veces se genera, de acuerdo a la experiencia de Ana María, es que los líderes de un equipo son miembros valorados y reconocidos por su comunidad científica, por lo que asumen tener la verdad, lo que repercute en que les cueste mucho ceder en sus planteamientos.

El primer gran paso en los prestadores grandes, es organizar todo su sistema de trabajo bajo un mismo lineamiento y en este proceso, la comunicación y la auto reflexión son fundamentales. Una vez superada esta barrera, se deberá sortear el siguiente escollo, que es que la institución reconozca el lineamiento como válido.

DESINFORMACIÓN

El Sistema Nacional de Acreditación fue diseñado para que los prestadores debiesen cumplir con un estándar mínimo de un 50% en su primera Acreditación. No obstante, este estándar está sujeto a constantes interpretaciones por parte de la Superintendencia de Salud, que han ido elevando esta exigencia a través de una serie de modificaciones a sus características.

En un ejemplo práctico, el estándar fue publicado el año 2009 y en ese momento no existía un porcentaje definido en el estándar  para el cumplimiento del segundo elemento medible de la característica de consentimiento informado , vale decir cuántos consentimientos informados el prestador debía cumplir para validar la constatación del uso del consentimiento informado. Por lo tanto, los primeros prestadores presentados al sistema de acreditación fueron evaluados con los criterios utilizados por la entidad acreditadora. No obstante,  surgió una interpretación de la Superintendencia de Salud a través de su Oficio Circular IP Nº 2 del 19 de agosto del 2010,   indicando que el prestador institucional debería alcanzar el 80% de los consentimientos informados de sus pacientes. Luego, en agosto del 2013  la circular IP Nº 25 reguló que no resultaba aceptable el uso de abreviaturas en el consentimiento informado y el 2 de diciembre del 2013 la circular la circular IP Nº 27 regularía que el médico que ejecuta directamente el procedimiento o intervención, o bien cualquier otro profesional médico tratante del mismo perfil y del mismo prestador, era quien debía tomar el consentimiento informado.

Es un error recurrente que las instituciones se guíen solamente a través del estándar,  dejando olvidadas las circulares e interpretaciones. “Las interpretaciones son las instrucciones dadas por el órgano fiscalizador  para regular el  actuar de  la entidad acreditadora, y por ende, como aplicar las mediciones del estándar. Por esta razón es  que cada prestador institucional debe estar constantemente atento a las nuevas interpretaciones que la Superintendencia de Salud realiza al Sistema Nacional de Acreditación”, enfatiza la enfermera matrona. El estándar está constantemente sujeto a interpretaciones , por lo que estar actualizado en la materia, es un factor clave en este proceso.

FACTORES CULTURALES Y RESISTENCIA AL CAMBIO 

Los sistemas de registro de los hospitales públicos, son en general deficientes y esto muchas veces se debe a situaciones tan simples como la mala caligrafía de los profesionales. Es también más realidad que mito, que al mirar una receta médica difícilmente se entenderá algo de lo que está escrito en el papel, lo que a nadie le genera sorpresa debido a la creencia instaurada de que los médicos tienen una letra ilegible. El problema con estas situaciones, es que la gran cantidad de tiempo practicándolas, genera una validación cultural de los malos hábitos dentro de las instituciones.

“Actualmente, cuando los acreditadores exigen a los prestadores que la letra sea legible y comprensible, ya sea para entender lo que está escrito o para saber el nombre de quién dijo o escribió algo, nos encontramos con una barrera cultural avalada por años, muy difícil de superar” señala Ana María Cambón.

Retomando el mismo ejemplo de la interpretación al estándar que impide el uso de nomenclatura y/o abreviaciones, ¿cómo se le explica a una persona que ha usado las siglas HDA para Hemorragia Digestiva Alta, o EDA, para Endoscopía Digestiva durante cuarenta años, que no puede hacerlo más y que ahora debe escribir la palabra, concepto o procedimiento de forma completa?  “Los profesionales del área de la Salud prefieren que los procesos se mantengan estáticos y no se sienten cómodos con el cambio. -¿Otra vez van a cambiar el procedimiento…? -¿Pero cómo, si lo cambiamos hace tres meses y estaba bien, por qué lo van a cambiar de nuevo…? Muchas veces el profesional pierde el concepto de que la mejora continua está asociada a un constante cambio y evaluación, y en su lugar, se queda con la impresión de que simplemente es cambio por cambio” indica nuestra docente.

Superar barreras como la resistencia al cambio y corregir prácticas en desuso o que han sido perpetuadas y validadas culturalmente, son  procesos lentos que no ocurren de la noche a la mañana y que resultan altamente frustrantes para los profesionales de las unidades de calidad.  Es por ello que es importante mantener un liderazgo positivo, buena comunicación al interior de los equipos y formación en el área de acreditación y calidad por parte de los profesionales, para generar paulatinamente el cambio cultural y la mentalidad para abordar con éxito el proceso de mejora continua al interior del establecimiento, necesario para acreditar a medida que la exigencia del estándar se vea elevada.

 

EXCESIVA DELEGACIÓN EN LA OFICINA DE CALIDAD POR PARTE DEL PRESTADOR

El estándar fue diseñado como un proceso en que los prestadores fueran progresivamente mejorando la calidad de sus establecimientos, partiendo desde un 50% de cumplimiento, para luego llegar a un 70% y en un tercer proceso  al 95% de la exigencia. Sin embargo, en la práctica se generó una enorme presión al interior de las instituciones -específicamente en las Oficinas de Calidad- para aprobar ojalá con el 100%.

Este afán, obedece principalmente a razones más ligadas con el marketing que con el proceso de mejora continua. Comunicacionalmente es mucho más potente anunciar “hemos sido acreditados con un 100% de las características aplicadas”, que decir “hemos acreditado con un 60%”. Lo que en sus fines promocionales puede ser una herramienta efectiva, al interior de los establecimientos puede convertirse en un arma de doble filo.

Consolidar la gestión de calidad es un trabajo diario, de permanente supervisión en los  servicios y que toma tiempo en ser asimilado al interior del establecimiento, requiriendo trabajo y cooperación de todos quienes forman parte de la institución. Sin embargo, existe un error conceptual muy recurrente en los prestadores institucionales, que ha sido el pensar que la Acreditación es tarea exclusiva del encargado de Calidad. “La Oficina de Calidad es el ente regulador, que los va a apoyar metodológicamente, pero quienes llevan a cabo los procesos son los servicios, los profesionales clínicos y administrativos, quienes por la naturaleza de sus labores, privilegian -valga la redundancia- la tarea clínica. Entonces cuesta mucho que puedan mirarse y diagnosticar cómo están realizando sus procesos, porque están más preocupados del hacer, que también es para lo que fueron formados” señala la docente de Incorpora.

Es en esta carrera por mantener el “hacer”, sin poner en riesgo el “acreditar”, que surgen situaciones desafortunadas. “En muchos  prestadores lo que ha ocurrido es que han constituido equipos de calidad  para enfrentar la Acreditación y una vez acreditados, reducen el personal de la unidad  porque ya la tarea no se encuentra priorizada. Es altamente probable que el proceso de calidad de estas  instituciones  hayan comenzado a declinar a partir de ese momento, porque la capacidad de supervisión por gente calificada e informada respecto al estándar, se ve debilitada” concluye Ana María Cambón.

Para que el prestador institucional avance en su objetivo de mejorar a conciencia de acuerdo al estándar del Sistema de Acreditación, la existencia de una estructura de calidad permanente, con personal calificado, es uno de los principales factores a considerar para el éxito.

 

 

 

 

Top

Resultados sorteo Facebook “¿Por qué quieres formarte en Acreditación?

Como una forma de potenciar las oportunidades para que profesionales del área de la salud se informen respecto a la Acreditación y se capaciten, nuestra entidad acreditadora Incorpora, realiza cada mes distintos tipos de concursos en lo que sus seguidores en redes sociales puedan participar por diversos beneficios. En el caso de este mes de Febrero, el concurso realizado se desarrolló en el Facebook de Incorpora, desde donde nuestros seguidores tuvieron la oportunidad de participar por una de cinco medias becas (cada una equivalente a $250.000) para el XXX Curso Formación de Evaluadores, comentando por qué querían formarse en Acreditación.

El concurso tuvo una amplia participación por parte de profesionales de diversas áreas, superando nuestras expectativas y la de nuestros directores, quienes tuvieron la ardua tarea de elegir a estos cinco ganadores. Se enviaron respuestas, técnicas, reflexivas, de carácter humano y de realidades diferentes, lo que nos ha invitado a reflexionar desde distintos prismas sobre la Acreditación y su impacto en la salud de los pacientes.

IMPORTANTE: agradeceremos que los ganadores envíen un correo a secretaria@incorpora.cl para reclamar sus medias becas, con plazo máximo hasta el viernes 20 de Febrero de 2015.

Sin más preámbulo y agradeciendo a todos quienes participaron en este sorteo, los dejamos con los ganadores y sus respuestas:

Francisca Pizarro“La acreditación es un proceso fundamental y necesario del que todas las instituciones de Salud debiesen ser parte. Quisiera obtener las herramientas para ser parte de este gran proceso que sin duda alguna irá en directo beneficio de toda la comunidad. El área clínica ayuda a las personas a resolver sus problemas de salud en gran medida, pero, no del todo. Es por esto, que es necesario trabajar en los procesos y evaluar los resultados para así asegurar que aquello tan concreto como una prestación clínica, sea segura, fiable y de calidad en TODAS las instituciones que prestan dicho servicio. Mejorar el sistema sin duda alguna depende de todos y es por eso que quisiera adquirir dichas herramientas para ser parte de este cambio”.

Sebastian Cisternas Olivares “Me gustaría realizarlo para cambiar un poco el paradigma social de que la salud pública es mala, fortaleciendo los estándares mínimos de calidad de la atención y proyectando la salud pública a cumplir estándares aún mayores para que mejore la calidad de la atención, el acceso, la investigación y las oportunidades para todos”.

Natalia Bravo Carrasco “Porque trabajo en gestión en el sector público, y los que aún seguimos trabajando ahí, aún tenemos FE que la calidad y la seguridad del paciente en los hospitales puede mejorar, porque no basta con tener recursos, sino que también hay que saber como administrarlos”.

Aby Muñoz Contreras “Llevo 3 años trabajando en salud pública, me encanta y amo mi trabajo, pero a diario vemos como los esfuerzos, en ocasiones, se ven empañados por falta de conocimientos específicos en el área de calidad y seguridad en la atención a los usuarios, que son en gran mayoría de situación vulnerable. Obtener las herramientas no basta, sino que también se necesita tener el conocimiento y adquirir las habilidades para usarlas correctamente. Es por esto que me interesa formar parte de este conocimiento, para lograr una gestión adecuada de los recursos, obteniendo resultados con eficiencia y eficacia, acorde a los estándares de calidad establecidos ministerialmente”.

Edgardo Gutierrez Padilla “Soy enfermero del Hospital de Curanilahue, con 14 años de experiencia. Actualmente estamos en proceso de acreditación. Sería un orgullo poder participar y colaborar aún más de este proceso si contara con las herramientas que Incorpora S.A. entrega en su plan de formación para evaluadores. El Hospital de Curanilahue es público y pertenece a una de las provincias más pobres del país, sin embargo vamos a lograr de todas maneras la tan anhelada acreditación porque aquí hay vocación, garra y corazón”.


Top
1 2 3 Page 1 of 3

Teléfono: (+562) 27066861

Contáctanos